jueves, 5 de marzo de 2015

Historia de un microbus.

Les voy a contar un cuento que pensé que ya les había contado antes, pero como estoy  bien loca parece que es otra de mis alucinaciones, ya qué!.

Y dice así, Érase una vez André, Nana y Mary, acababan de terminar sus clases y como siempre iban a vagar las tres juntas.

Llevaban días barajeando la idea de ir por las calles sin rumbo, pero eso sí,  siempre juntas como para darse valor, porque solitas son bien mariconas las chicas.

Ese día brillaba y quemaba un Sol como el de cualquier otro día, aún así estaban decididas a iniciar la aventura.

No habían practicado mas que la tarde anterior, y se decían: "Es ahora o nunca chamacas!."

Muertas de vergüenza pero con los ovarios bien puestos, se subieron al primer microbus vacio y consultaron si las dejarían tocar una que otra cancioncilla, como para amenizarles el viaje.

No hubo queja y sin más ya estaban paradas en el microbus listas para la acción.
No recuerdo más que una canción del playlist a interpretar; Música ligera de la legendaria Soda Estéreo.

Se escuchó el último acorde y sin ofrecer ninguna palabra a la sentada audiencia; bien chupadas eran las niñas; pasaron por los respectivos asientos estirando el sombrero para ver si caía una que otra colaboración.

La aventura duro un par de horas en total, y terminó en un lugar recóndito del distrito de Miraflores, bastante lejos de sus hogares ubicados en Jose Luis Bustamante.

Durante todo el trayecto de regreso recordaban que amables personas habían colaborado hasta con cinco soles, ¿Cómo es la gente no?. ¿Quién en su sano juicio brindaría tanto dinero desinteresadamente a un par de jóvenes desgreñadas con una guitarra desafinada?. ¿Y sí usaban la plata para ir al abastecimiento de hierba más cercano y reavivar la paranoia de siempre en el amado basurero?. ¿Y si corrian como desquisiadas rumbo al huarique de al lado para cambiarlo por un par de dosis diaria de fuerte exilir embotellado?, oh sii!, quizás pensarían que con esos centavitos las iban a sacar de la dudosa esquina ilumunada de un rojo fluorescente en la que siempre rondaban.(Rooooxanne!, you don't have to put on the red light!. No Roxanne, you don't.)

Eso debe haber sido, las niñas no tienen la culpa de brindar esa impresión, son bien ingenuas y tontitas. Pobres, pobres.



Agradecimiento aparte es para el pequeño escolar, quién revolvía en sus bolsillos para no quedarse sin colaborar con las muchachas cantantes. Duele pensar que sacrificó golosinas u horas de vicio en alguna consola cercana para poder apoyar alegremente con la causa. Gracias amigo, tu sacrificio aunque en vano, sera fiel recuerdo nuestro.

También estaban las personas que desde sus asientos traseros estiraban sus cabezotas, como quién no es capaz de creer lo que oye, porque es jodidamente incrédula,  y necesita confirmarlo lanzando una mirada fisgona,  asi ven que son bien greñudas las srtas de enfrente, no pues que greñudas las tías. 

Para la tarde ya Nana descansaba dentro de su funda en casa, y Andre y Mary no tenían mas que retornar a clases universitarias.

Iban con las alforjas llenas; informese ud. que este es un negocio rendidor nomas; y mas felices que putas con dos culos, que felicidad.

Vaya maldición, la aventura no pasó inadvertida porque en el camino se cruzaron con un muy buen compañero de aulas.
Emilio había presenciado con mucha gracia el hecho y prometió llevar el secreto a la tumba junto con las fotos y el audio que logro grabar. Y las regalías?!.

André y Mary pensaban que un repentino resbalón desde un cuarto piso de un pabellón universitario sonaba bien creíble. El cuento estaba muy fresco para que pueda empezar a ser contado.

Años después la historia se narra con variantes que hagan lucir mas brillo en las protagonistas. Al populachón hay que darle lo que pide pues.

Pocos creen la veracidad de esta sub-leyenda urbana.
Envidia srs, pura envidia, porque no tienen un cuento de microbus como este para contar.

*Chicles, cigarrillos, caramelos, cómpreme ud. p' porfavor.*

8 comentarios:

  1. jajajaja que locura!!
    Pues hace unos años! el siglo pasado para ser precisos, hicimos unas apuestas y el que perdia debia vender caramelos en la calle ... caray, no se como olvide esto! tengo que contarlo en mi blog jajajaja que grato recuerdo! jhajajaja

    bueno, las locuras que uno hace de joven! jajaja lo importante es vivir la vida y divertirse sin dañar a nadie! besote para ti!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!, desespero por leer ese post entonces! Jajaj xD.
      Siempre que me acuerdo de ese dia con una gran sonrisa y a la vez con asombro, jaja.
      Ojalá y pronto pueda repetirlo.
      Saludoss Gary!. :)

      Eliminar
  2. Me hiciste sonreír un rato. Está buena tu historia.
    ¿Que me das si yo te cuento una mejor historia de autobus, que esta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Victor!, yo creo que primero debe evaluarse la historia y ya después se decide el premio, estará ud. de acuerdo? =P . Un gran saludo y gracias por pasar!.

      Eliminar
    2. Vale! Lo dije por molestar :P no iba en serio.
      Mis saludos y respetos para usted.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. No vale y yo que pensaba leerme una buena historia, pero bueno... ¡Ya qué! :). Otro abrazo de vuelta Victor

      Eliminar
    4. No se preocupe Victor que esta todo bien. Un saludo!!

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!