viernes, 20 de marzo de 2015

Cuatro de la tarde.

Dan las cuatro de la tarde: mis manos están frías y lentas, estamos escribiendo desde la ventana, desde donde se observan las luces de la calle ya encendidas junto a las primeras gotas de lluvia bañando la acera y el parque de enfrente.

El frió se acomoda debajo de mi piel y empieza a molestar mi rodilla derecha, esa que rechina una que otra vez quejándose por las temperaturas inusuales para este mes. Lluvia necia, tus meses ideales ya pasaron; ¿Porque quedarse hasta abril?. Llévate mi calendario, a ti te hace mas falta.

Este frió me hizo un pequeño agujero en la cabeza, por donde se escapan mis ideas, pues no tengo mas que pensamientos blancos y calmos. Se escapó mi buen humor también, se largaron las ganas de odiar y de sentir. Se fueron todos y me dejaron sentada al lado de la helada ventana con la lluvia como ruido blanco y una intensa neblina formando la escenografía.

Mi ventana ubicada en un alto cerrito me deja ver un buen paisaje del lado sur de la ciudad, ahí divisas varias casitas y pequeños autobuses que caminan a lo lejos escapando de la lluvia  También esta el cementerio cercano con todos sus arbolitos y tumbas huyendo alborotados cubiertos por niebla. 
Solo los postes de luz se quedaron cerca, firmes, valientes y solitarios como una. Ellos tampoco piensan en nada mas que en soportar la helada y esquivar de a saltitos uno que otro auto que salpica charcos de agua.

Las luces de los postes contrastan el basto cielo gris, ese que no me deja despedir al distante sol. Hoy el cielo no se baño y por eso tiene un color humo: sucio y afligido humo. 

Mi cerrito desde mi ventana (*Gracias Google.)
Voy a mover el computador lejos de esta ventana para no tener ese triste escenario a la vista, para no escribir así. Bañare al cielo para quitarle el olor a melancólico humo. Voy a parcharme el orificio en la cabeza para volver a odiar y reír otra vez. Voy a abrigar esa rodilla para que deje de quejarse.
Iré a abrazar a esos postes de luz y vamos a dar saltitos juntos.

Voy a hacer muchas cosas, pero hoy día no, hoy día voy a envolverme como un tamalito porque la oscuridad llama.

6 comentarios:

  1. Que bonito clima,
    que bonita niebla,
    que bonita melancolía soterrada en un lacónico abandono.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Me dan ganas de mirar por esa ventana.
    Las tristezas y yo nos llevamos bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces está coordialmente invitado amigo Toro.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. hoy la lluvia me agarro en la calle, llegue mojado a la chamba y con calor! este clima me pone mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo lo raro de las lluvias veraniegas por Lima, ojalá y no le caiga mal el golpe de calor.
      Saludo Gary.

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!