miércoles, 7 de septiembre de 2016

Feliz cumpleaños!

Y a casi una semana de pasado mi cumpleaños, adjunto la lista de regalos que no tuve por hacerme un año mas viejita, ahí vamos!:

- No recibí el charanguito que me catapultaría a la fama como integrante de los Rechuchanboys de los andes (se hace bolita y se pone a chillar.)

-  También encargue un violin para poder viajar de mochilera por Europa; hasta que por la calle alguien se de cuenta de mi supertalento y sin más me arroje un billetito para vivir :).

- Aún sigue pendiente mi vida como camionera, muriendo por sonar las superbocinas de tremendas máquinas, oh sí!, llevar mi gorro camionero y traficar cosas por medio pais, viviendo al filo de la ley, hell yeah!.

- Y el último pedido es una cursilería que se me metió desde que la nueva florería abrió sus puertas justo en el paradero de los buses para mi trabajo. Siendo fan de las flores y con modo julieta ON; recibir un gran arreglo floral era casi perfecto; pero regresando a la realidad me enrumbe a comprarlo yo sola y poner en la dedicatoria que eran de mi padre (aunque él ni en sueños vaya a tener ese tipo de detalles!) y pedir que me la envien al trabajo, para poder tener un mini jardin en mi escritorio. Luego por alguna razón del destino recorde que era fin de semana y cambie el arreglo por un ramo de claveles que tuvieron un mejor destino: adornar la tumba de mi abuelita. :)

Entonces Feliz Cumpleaños a mí y que los siga cumpliendo hasta el año 3000!!
:P



domingo, 4 de septiembre de 2016

Una historia de noche I

(Basada en hechos que quisiera que ocurrieran, pero nunca van a pasar, por lo que mantenerlos solos en mi cabeza es inútil… sí, soy muy patética cada cierto tiempo.)

Ahí estaba, empezando el diplomado de planeamiento obligatorio por encargo del nuevo jefe de área. Lo cursaba solo con un compañero de campo, los demás ya lo habían llevado y anticiparon que no sería tan difícil, por lo que no había tanta presión a prestar el 100% de atención.

Ya estábamos sentados, puntuales según nuestra costumbre cuando la vi entrar al salón.  Mientras la observaba un frió recorría toda mi espalda y mi estómago acompañaba con un pequeño brinco. Llevaba un blaizer color negro el cual hacia juego con una chalina ploma que cubría todo su cuello. Una cartera color beige acompañaba unos zapatos de seguridad también plomos, conocía bien esos zapatos pues me había mandado una fotografía cuando usaba ese par en la fiesta de cumpleaños de uno de sus mejores amigos. Siempre me pareció gracioso imaginarla así en una fiesta.

Su largo cabello lacio negro recorría toda la habitación para ubicarse al extremo izquierdo medio de los asientos, donde se sentó sola. Baje la mirada a mi celular, para que no se diera cuenta que la había observado durante tanto tiempo, pero es que parecía irreal volver a encontrarla. Por eso mis ojos dudaban si realmente era ella, y la forma y color de sus gafas me lo confirmaron.

La clase transcurrió sin más, y ya parecía terminar cuando se hizo un alto para la presentación de cada participante, además de una corta apreciación sobre la introducción de la temática del curso.

El profesor parecía bastante bromista con la gente que se lo permitía, y sin dudar; la gran sonrisa acompañada por largos cabellos negros no despreciarían tal invitación. Era una persona bastante cálida y segura, con una sonrisa de extra; y mientras tanto yo esperaba no cagarla y ponerme a tartamudear.

Pocas personas después era mi turno, a lo que proseguí bastante nervioso, esperando a que ella no volteara a verme, lo cual nunca hizo, quizás porque no logro reconocer mi voz, o quizás porqué sí lo hizo y no quiso verme. Espero que fuese la segunda opción porque en realidad tampoco quería saber nada de ella, ¿Quién quiere volver a tropezar con una loca como ella?.

La clase se dio por culminada, y no pude evitar volver a echar un último vistazo, y observar que ella aún permanecía sentada, como apuntando algo muy fervorosamente.

***

La espera hasta la siguiente clase era peculiar, la carga de trabajo iba en aumento, y aún así algunas memorias rondaban mi cabeza. Derrepente en alguna reunión recordaba el color de su cuerpo o el tatuaje en su espalda y otro empujón impulsaba no solo mi estómago sí saben a lo que me refiero, o entre sueños me inundaba el olor de su cabello suelto mientras esbozaba una sonrisa.

No estaba seguro, si sería bueno volver a conversar con ella, pero tenía que haber alguna manera de alejar su fantasma de mi cabeza.

***

Volvimos a llegar temprano a ubicarnos en asientos delanteros, pues hoy la clase era práctica. Tendría que haberme mantenido volteando hacia atrás constantemente, para poder apreciar cuando ella entrará al aula y obviamente no lo hice, al menos no en un largo rato.

Cuando ingresó el profesor pude dar una rápida visión para lograr ubicarla con el mismo uniforme y casi en el mismo lugar de la sesión anterior.

***

Formamos el grupo practico con dos jóvenes más, visiblemente inexpertos y algo relajados, por lo que dividimos la exposición entre mi compañero y yo. Al sentarnos adelante, nuestra numeración era la segunda y tocaba alistar todo rápido.
Parados frente a todos los demás no logré divisar su color de gafas entre la gente, ¿se habría retirado temprano de la clase?.
Intrigado volví a sentarme ya un poco desinteresado en el tema. 
*Quizás y estará un poco enferma y se tuvo que ir temprano.

Entonces logre volver a divisar su cabello oscuro acompañada por otro joven, ambos caminando hacia el estrado delantero. Mi estómago volvió a inquietarse e intentaba calmarlo ubicándome mejor en el asiento.

Ambos se presentaron al salón, y no parecían estar muy concentrados en ubicar rostros en el público mas sí en sus diapositivas. Mi compañero me dio un codazo al darse cuenta que habían digitado erróneamente una oración, la cual dejaba en duda el enunciado del problema que trataban de analizar, y conociendo a Enrique, seguro que iba a preguntar sobre ese tema a penas tuviese la oportunidad.

El profesor dio inicio a la ronda de preguntas, Enrique levanto la mano para corregir el enunciado. Como era de esperarse, ella logro reconocerme y entonces note el cambio en la expresión de sus ojos y rostro, ahora ambos sabíamos que el destino nos había reunido otra vez.

Al terminar la clase, pude notar que ella fue una de las primeras en retirarse y otro brinco recorría mi estómago. Ya estaba cansado de tantos putos brincos, que tontería.

***

El resto de las clases continuaban en miradas entrecortadas, y silencio absoluto. Aunque no conversábamos, siempre me gustaba escucharla; sus ideas eran bastante claras e interesantes, mostrando lo interesante que debería ser su ser completo. Y cuando era yo el que hablaba, trataba de sonar como ella, un poco místico, con esbozos interesantes; me gustaba sentirme inteligente mostrando que estaba a su altura, mientras mi visión panorámica ubicaba sus ojos posados sobre mí, prestándome atención.

***

¿Cuánto tiempo mas podríamos pasarla así?, yo moría por poder hablarle de nuevo, pero ella... ella siempre se veía tan independiente y distante, como si el resto del mundo no le importara.
Trataba de justificarla pensando que yo nunca había respondido ese último mensaje de texto donde me pedía volver a vernos para aclarar algo. ¿Que "algo"?, no sé, solo sé que en su tiempo me pareció loco que me bloqueara una semana completa y que a la siguiente me este escribiendo para vernos, pero ESE era el hecho que me atormentaba terriblemente cada par de noches, era una mierda que me haya tirado el balón a la cancha y que nunca haya sido capaz de responderle o algo. Esa era la cagada.

***

La clase se dio por terminada y estaba decidido, era ahora o nunca.

Como siempre era una de las primeras en retirarse de la clase, así que tenía que apurar el paso sí quería alcanzarla. 

A pocos pasos de ella, la garganta se me empezaba a secar, ¿como podía ser tan rápida?, ¿entrenaba para alguna maratón o algo similar?.

-Hola.- dije, con una voz un poco entrecortada, la seguridad desbordándome como siempre.
Ella se sobresaltó un poco y volteo a verme, y nuestros ojos se cruzaron en una millonésima de segundo para continuar su camino.
-Ah hola.- respondió en un tono parco.
Genial!. No estoy obligado a hablarte mujercita, solo quería saludarte para dejar de sentir esos estúpidos sobresalto en el estómago, si seras mas idiota.
-¿Que tal, cómo estás?.- me dijo, mientras yo intentaba dejar de maldecirla mentalmente. No esperaba que fuera a preguntar por mí. Aunque en realidad que sabía yo de ella: no sabía nada.
- Con algo de frió, tu no?, se te nota bastante apurada, supongo que debes tener algo importante que hacer.- Y en el momento en que termine de hablar, ella empezó a aligerar sus pasos.
- Perdona, pero estoy acostumbrada a caminar rápido de noche, es algo que aprendí desde que estudiaba en el turno noche en la universidad.-
- No te preocupes, no te lo estaba reprochando, solo imaginaba que tenías prisa por algo.-
- Si bueno, por eso te explico el motivo.-

Entonces un silencio parecía acompañar el sonido de nuestros pasos. Trataba de hilar alguna pregunta pero ella me tomó la delantera:
- Y dime, necesitas algo o solo querías salir temprano de clases?.-
- Pues en realidad quería conversar contigo y saludarte.-
- Ah ok.-

Esta vez era mi turno en apurarme:
- Y también quería preguntarte una cosa.-
- Si claro, dime.-
Carajo como decirlo sin que suenen como una idiotez:
- Pues no se si recuerdas, pero había un mensaje en el que decías que querías aclarar un par de cosas, y bueno, pues quería saber si algún día podríamos conversar mas tranquilos y aclarar lo que querías decirme.

Empezó a disminuir mucho mas su andar.

- Uhmm... la verdad que ah pasado algo de tiempo y no recuerdo que era de lo que te quería hablar.-
Ok, no ah pasado ni un siglo nena, es obvio que sabes de lo que estoy hablando así que no ta hagas la dura:
- Bueno, y si te das un tiempo para recordarlo y lo conversamos la siguiente semana, te parece?.-
- ....-
- Que dices?.-
- A ver, si mal no recuerdo te escribí porque quería conversar contigo, para evitar tener un momento incómodo por si nos volviéramos a cruzar alguna vez; y aquí estamos, conversando de una manera tranquila, así que creo que no haya mucho pendiente por conversar.-

Carajo, lo resolvió muy bien, pero puedo sentir que aún esta molesta y entiendo que es mi responsabilidad nunca haberla buscado de nuevo:
- Bueno, eso fue muy claro, pero pensaba que quizás podríamos conversar y aclarar todo lo que ocurrió ese día.-
- No habría problema de conversarlo, ¿tienes tiempo ahora?, porqué igual y tenia planeado tomar un café, el día aún no ah terminado para mí.-

Carajo, hoy?!..
- Ok, pero espera y voy a recoger mi carro para poder ir al centro a...-
- No, no te preocupes, hay un café muy bueno en esta recta, mira, justo ese cartel color ámbar, no hay necesidad de irnos a otro lado.- Se le oía bastante convencida.
- ¿Segura?, pero fácil y cierra temprano y ...-
- Ya eh estado aquí el anterior fin hasta pasada la media noche, y el lugar es bastante acogedor, así que no hay nada de que preocuparse. Vamos?.-

Carajo, quería decir no, pero parecía que no aceptaría esa respuesta.



jueves, 1 de septiembre de 2016

Llegando tarde al trabajo.


Y aquí estoy, sentada frente a esta inmensa hoja en blanco, tratando de cumplir el reto de escribir unas cuantas líneas cada día que paso sin celular.

Entonces obligo a mi ser a continuar las ya cansadas 9 horas diarias frente al computador, para retomar algo de energía y malgastarlas en un par de líneas sin sentido usuales.

Tecleamos por aquí, tecleamos por ayá y seguimos tecleando por acuyá.

Pues retomando mi celular perdido, hoy toca narrar una de las tantas veces que lo creí perdido, pero no!, siempre se las arreglaba para regresar conmigo :( .

Íbamos rumbo al trabajo y tocaba bajarse, por lo que nos levantamos del ultimo asiento del autobús camino a la puerta. En ese transcurso subia una pareja de hombres bastantes sospechosa. Tengo un sexto sentido para detectar rateros cerca!.

Y claro, el chofer de bus le aprieta fuerte al acelerador y no me toco otra que avanzar a lo loco, intentando encontrar la billetera en la cartera mientras caminaba tambaleando. Me paro justo al lado de uno de estos hombres para observar que se hablan con la mirada, mientras gritan al cobrador: "Baja, baja!".

Óiganme no!, un momentito, ¿donde está mi celular?.

Busco rápido dentro de la cartera aún abierta, pero no hay nada.

Entonces me paro muy firme en la puerta del bus y grito: "Mi celular, no está mi celular, ¡me han robado!."

Mientras toda la gente alterada por mi voz, aprieta fuerte sus bolsos y sus carteras, observo como este hombre me mira aturdido y un sonido seco me muestra mi celular en el piso.

Lo recojo y mientras los guardo tomo aire para lo que sigue: "¡NO LES DA VERGÜENZA ANDAR ROBANDO A LA GENTE!!, ¡LA GENTE QUE SUBE A LOS CARROS A VENDER CARAMELOS TIENE MAS DIGNIDAD QUE UDS.!!, ¿CON QUE CARA PUEDEN MIRAR A SU FAMILIA? ¿QUE EJEMPLO PUEDE DARLE A SUS HIJOS?, ¡TAN SANOS Y COMPLETOS COMO PARA ANDAR EN MALA VIDA!, UD. SEÑORA CUÍDESE QUE ESTOS SEÑORES SON UNOS LADRONES, CIERREN BIEN SUS CARTERAS Y MALETINES, QUE NI EL CHOFER O COBRADOR PUEDEN ADVERTIR QUE CLASE DE GENTE SE SUBE A ESTOS BUSES."

Y ese día llegue tarde al trabajo, porque me baje como a 5 cuadras de mi parada. :P


domingo, 31 de julio de 2016

"Procuro olvidarte" versión pop.

Nunca lo había hecho antes, pues esto de volver con alguien no entraba en mi diccionario.
Si se había terminado, estaba terminado y no se diga más mujer.
Pero entonces que era ese ardor extraño en mi pecho?: Algún tipo de parásito devorador de carne? (yo sabía que no debí haberme metido a nadar a ese río!): carajo, ¿que brazo dicen que te duele cuando te está dando un ataque al corazón?.

Para que mentirte si sabes de sobra lo que está pasando, y solo buscas enmascararte bajo algún síntoma médico.

Sí señores, estaba enamorada.
Ahora uds:
  • -         Mary ya te jodiste.
  • -          Nadie se salva de la flecha del rubio calato con alas.
  • -          Yo me decían que ser monja trae menos problema y nunca quise hacer caso.

***

Repito, nunca había tratado de retomar una relación porque me parecía un hecho insulso que solo se restringe a gente arrastrada carente de amor propio, gusanos humanos arrastrándose en busca de afecto. Ok, tampoco tanto, solo era para que entiendan el punto.

Entonces: ¡¿Qué carajos hacían googleando las palabras: “frases para volver con mi ex”, en plena biblioteca universitaria?!.
Díganme eh, ¡exijo una explicación!.
Pero pues, googlear era la salida más rápida y sencilla a ir y preguntarle a alguno de mis “súper amigos” que hacer en esos casos.

*Súper amigos: dícese de individuos hombres (sí,solo hombres) que se la pasan de fiesta en fiesta y de mujer en mujer.

Que van a saber de sentimientos esos cabezas duras, jóvenes corazones de piedra, eh?
Ahora yo:
  • -          Por eso el primer día de clases debí sentarme a la derecha de Dios Padre, lo más cerca posible del grupo de chicas maquilladas y bien a la cartera. Carajo, ¡nada me sale bien!. Esas tipas si hubiesen sabido como aconsejarme.


Pero bah, Súper Google que todo lo sabe nos va ayudar, que no panda el cúnico: entonces leía frases, dedicatorias entre esposos de años de relación y confianza, de desengaños, de traiciones, y yo… ¡pero que carajos!, solo llevábamos tres meses, lo terminé por “joda” y solo quiero pedirle que vuelva, ¿porque no hay respuestas de ese tipo de caso?.

Tipee en el buscador: “solo llevábamos tres meses, lo terminé por joda y solo quiero pedirle que vuelva.”
¡Carajo Mary, eres muy inteligente!.

Buscando… buscando…

¡Internet pa’ lento!, mejorar la velocidad de descarga debería ser una prioridad de las autoridades universitarias, lo apuntaré para exigirlo en las siguientes elecciones, claro que sí.
….

Ya, a ver, a ver: y solo me salían un par de imágenes casi emo sobre amor. ¡Que carajos!.

****
Se me hacía tarde para entrar a clases, cerré la laptop mientras me dirigía a sentarme en un asiento en el medio de la clase, ni tan atrás como para que el profesor me bata en preguntas, ni tan adelante como para que se dé cuenta que no pienso atender la clase.

¿Y ahora quién podrá salvarme?.

Estuve a punto de acercarme a aquella chica peli-teñida que un par de veces me había cruzado por llevar el mismo laboratorio de química. Parecía tener cara de conocedora en estos asuntos.

Pero...

Mi dignidad pudo más, y cuando noto que me acercaba a saludarla, me agache a amarrar mis agujetas imaginarias, por lo que ella también paso de largo. Ja!.

****

Me hundí en la ventana del bus, sin ninguna idea de cómo resolver mi situación. Hilar algún tipo de frase que acompañara a un “hola!” era un tarea titánica, casi heróica.

Resignada a mi destino, me veía sentada en el sillón más cómodo de la sala rodeada de todas las variedades y colores de gatos que puedan pensarse. Y mientras trataba de darle un poco más de contexto a la escena mental, tarareaba la canción que salía del parlante del techo de bus.

Lo que haría
Porque estuvieras tú
Porque vinieras tú....conmigo

Lo que haría, por no sentirme así
por no vivir así.....perdido.

Desconocía el autor de tan maravillosas letras, así que llegando a casa volvimos a googlear: “lo que haría porque estuvieras tu conmigo.”:

Procuro olvidarte, siguiendo la ruta de un pájaro herido.
Procuro alejarme de aquellos lugares donde nos quisimos.
Me enredo en amores sin ganas ni fuerzas por ver si te olvido.
Y llega la noche y de nuevo comprendo que te necesito.
Procuro olvidarte haciendo en el día mil cosas distintas.
Procuro olvidarte pisando y contando las hojas caídas.
Procuro cansarme llegar a la noche apenas sin vida.
Y al ver nuestra casa tan sola y callada, no sé lo que haría.
Lo que haría, porque estuvieras tú, porque vinieras tú....conmigo.
lo que haría, por no sentirme así, por no vivir así.....perdido.

No pues, guau.
No todos los versos aplicaban a mi situación pero eran una opción, una muy buena opción, por lo que basto un poco de edición, mientras mis tripas de retorcían entre emoción por y miedo a saber que pasaría. Maldintas mariposas extasiadas ... ¡Era mi primera vez porfavor!.

Y walá, unos lindos versos estaban llegando al Messenger de otra persona, y yo no podía con la ansiedad en mi cuerpo, necesitaba un exorcismo urgente. ¿Y si no me respondía?.

****
Así me inicie en esto de dedicar letras de canciones del recuerdo, y fui todo un furor.
Me decían que escribía muy bien, que me había equivocado de profesión; que estaba perdiendo dinero y más pavadas.
No pues, re-guau.

Seguí con mi carrera de ingeniera, tengo un trabajo decente con el cual ganarme los frijoles diarios, y todo gracias a que el muchachito de esta historia terminó engañándome con otra.
Pero ¿y si no lo hubiera hecho?; ¿algo habría sido diferente?.

Ahora especulen uds.!


*Cambio y fuera.


miércoles, 29 de junio de 2016

Casi dan las doce.

Rollo repetitivo: "Que abandonado tengo este rincón; prometo volver pronto y con más fuerza, etc, etc."

----

Creo que inicialmente (osea hace dos años aprox.) tenía claro que retomar esto del blog no incluiría secciones personales o "diarios virtuales" donde la gente viera colgada miserias del diario acontecer. Retomar este espacio implicaba poner a funcionar lo extraño de mi imaginación; para que basada en anécdotas simplonas lograsé armar una corta y jocosa historia; pues si hay algo con lo que siempre estaré a favor es con el buen humor que desprende una carcajada suelta y sincera.

Pero recientes cambios hacen que retome este rincón como ese tipo de diario virtual que no quise que fuera.

(😁)

------

La frustración de la noche viene auspiciada por una reciente rotación de área en el trabajo -que no dejo de agradecer- pero que al ponerme en el papel de "la nueva" me resta muchas responsabilidades pues estoy en un proceso de aprendizaje y no soy de tomar en serio aún.

Y si ya vengo perdiendo un poco el tiempo en el trabajo; porque no perderlo también los fines de semana?, porqué no volver a beber hasta relevar el trabajo de mi conciencia?, por qué no!.

Ando retomando caminos -según yo- ya superados, excusada en la "busqueda del sentido de la vida".

(Ya deja de escribir tantas frases adornadas por comillas Mary. -.-)

-----

Mis labios vuelven a saborear esa añeja sensación post-embriaguez que describe el vacío consecuente a momentos de extasis extremo.
Qué situación tan familiar; por lo que confundida vuelvo a ser seducida por esa noche.

Otra, otra noche otra!.





domingo, 17 de abril de 2016

Furor cantinero.


Pues ahí nos tienen estrenando el nuevo uniforme; y que si el anterior se lucía en el cuerpo cual carpa de circo sobrando por todos lados; este viene con gusto añejo, como para recordarle a una los pocos años de juventud que le quedan.
(Aquí suspiran).

Por eso entre el pantalón color gris viejo y el polo de hilo estilo jubilado, lo único que decidí usar confortablemente es el blaizer color vino que cual pulga sedienta, pica cada parte de tengas descubierta y en contacto con este:

- Arriba las cafarenas, polos y camisas manga larga!
- !Arriba!

Y para el día de estreno de esta prenda, tenía programada tambien una salida de compras al centro de la ciudad, como para romper con la rutina.


*****
Caminaba por el frente de una iglesia, sin caer en cuenta que una pareja de borrachos se acercaban en sentido contrario.
Al lograr cruzarnos se oyo en plena calle:
- Pero mira huev*n, mira que señorita para mas linda, en definitiva me caso con ud. señorita!- le decía el borracho mas alto a su compañero.

Sin prestarles mayor atención continue mi camino presurosa a terminar con mis cosas, cuando a mis espaldas escuchaba como la pareja de ebrios me despedia con ruidosos besos volados.

- Aún no pierdes el toque Mary ;)

Apresuré el paso y termine con mi mandado bastante rápido, ya estaba en camino a tomar mi autobus de vuelta a casa; cuando unas pequeñas baratijas en el piso capataron mi atención:

- A cuanto este objeto?- consulté sin observar a mi interlocutor.
- 5 soles amiga.
- Nada menos?- replicaba mi espíritu "ahorrador" mientras terminaba de apreciar el objeto en el piso.
- A 4 soles más un beso, linda. Mas barato nada!

Y extrañada noto el estado del vendedor, que quizás no tan alcoholizado como el anterior caso, sí se podrían apreciar ojos coloreados en tono rojizo y un recien perceptible aliento macerado.


*****
Caminaba interrogandome sobre la acogida que mi nuevo saco tenía sobre la gente en resaca o pasada de tragos.

- !Hoy estás que ardes Mary!- quién diría que con este uniforme sería el furor de borrachos callejeros.

Entonces, fiel a mi ser, barajeaba el
momento adecuado para ir a arrazar cantinas.

Oh sii, agarrense borrachines!


sábado, 9 de abril de 2016

La Santa.

Llevo tanto tiempo descuidado este espacio, que ya hasta telarañas.

*Canta: Spiderman, spiderman y luego silba.*

Y como todos los que descuidan su blog y tienen una excusa para disculpar su ausencia, yo anduve hundida en  el trabajo, con mi jefa de vacaciones tenía responsabilidades de más; pero ya regreso a seguir j*diendo y a volver a sobrecargarse de tareas -como siempre-; dejándome siempre la parte fácil. :)

****

Ok, no soy perfecta, y no es un tema que acabo de descubrir, pero si hay nuevos comportamientos en los que acabo de caer en cuenta y eso apesta.
Curioso como esas frases aburridas de "uno nunca terminan de conocerse" pueden llegar a tomar bastante sentido en ciertas ocasiones; más del que alguna vez pude quizás imaginar.

Así que para uds. a continuación una autobiografía laboral como para que entremos en confianza -y se den cuenta la clase de gente que anda suelta por estos raros caminos de la vida-.

* Holi!

Mary es una tierna joven de piel canela, que a diario viste zapatos de seguridad, algún jean casual combinado con una que otra camisa y un saco rojo (única prenda del uniforme que usa a diario, porque los pantalones y polos brindados son estilo señora, y una podrá ser muy madura pero tampoco tampoco).

Siempre tiende a llegar 5 minutos antes de las 7:40 A.M.; exceptuando los días que está de un humor de perros -pues aguantar a una jefa mujer es cosa seria-, por lo que marca tarde y le da igual. (Mentira, se la pasa rezando para que no le llegue memo por la tardanza o pero aún se le descuente la hora; pero esto hasta ahora no ha sucedido por lo que podemos dormir tranquilos.)

Llega y prende la pequeña radio -sintoniza una emisora rockera por supuesto- aún sí la jefa muere por oír boleritos de la hora del lonchecito. "La radio es mía así que te aguantas tía"-se dice para sí-.

Entonces ya esta revisando los correos diarios, cuando escucha su nombre para la sermoneada matutina correspondiente. "Mary, porque esto?, porqué aquello?, porqué, porqué y porqué."
Vive aburrida de que todas las mañana se sonsaquen cosas hasta por demás. HARTA, CANSADA DE ESO; pero es una damita después de todo y se aguanta las cosas, porque las veces que soltó la lengua y dijo las crudas verdades, se ganó estres de más expresado en innumerables insomnios y como 5 kg menos. No, una damita no puede ir ojerosa y huesuda a su trabajo, nonono.

Terminado el sermón, sigue la rutina de revisar pendientes y encaminar nuevas tareas, hasta que se le vuelven a increpar mas cosas, y aparece una facción que acaba de re-descubrir: la terquedad.
Nunca había notado lo testaruda que puede llegar a ser, pero si hablamos en su defensa, su jefa ama tener la razón, y uno no siempre la tiene; a menos de que sea un Dios -y la doña no está muy lejos de autoproclamarse Santa- pero no demos vuelta: uno no puede ganarlo todo y es ahí donde nota esa nueva realidad.

Mary se auto-cuestiona de su actuar, de lo mal que es cerrar su posición, entonces cede e inmediatamente en el rostro de su jefa se dibuja una sonrisa maliciosa.
"Oh!, como aborrece esa sonrisa." Un gesto innegable de un vencedor que intenta restregarlo en la pelada cara del abatido.

-Malherida- Se retira a su rincón, y el monstruo de la autosuficiencia aparece a tomar posesión.
Se encierra en su mundillo y cree que manejándolo todo sola podrá estar mas tranquila. Pobre ingenua. Inocente como es, desconoce que doña jefa tiene una red desarrollada de contactos que están prestos a informar de sus movimientos; entonces vuelven de nuevo al juego de "porque?, porque y porqué!".

El día ya está por acabar, y lográ encontrar consuelo en gente contemporánea quién afirma que conocen como es aquella doña santa jefa, y que comprenden su situación. Algo aliviada termina el día cruzando los dedos para que mañana la bipolaridad de su superior se haga presente, de modo que deje salir ese lado santo que ocasionalmente aparece. Total y la señora es una católica convicta y confesa, orgullosa de proclamar su religión a diestra y siniestra; pues cada quién es libre de vivir según los valores que crea le convengan.

Sin más cierro esta breve descripción laboral, de una humilde servidora enrumbada en caminos agnósticos y/o ateos; "pues me niego a aceptar que las personas mas cercanas a una religión no sean capaces de reflejar principios impartidos por estas; a pesar de que se las repitan y repitan cada domingo a medio día."



*Aquí se hizo catarsis, pero de la buena!. (y se desinfla con un suspiro.)

jueves, 18 de febrero de 2016

Con esa carita!...

Escribo esta publicación con las nachas heridas.
(Tenía que aclararlo, porque hoy fue mi última inyección programada para curar mi bronquitis y es casi un triunfo personal: por fin podré volver a sentarme decentemente.)



Sin más, aquí viene otro post reciclado:

Desde no se cuando, ni como, empece a entender que la gente habla porque tiene boca,
Hablan de ellos mismos, porque sí, pero en especial prefieren hablar de los demás pue es mucho mas interesante y satisfactorio (según ellos.)

Y entonces acabo por enterarme que soy amante de uno que otro jefe de la empresa.

- "Y con esa carita!, IMAGÍNATE!!".- .
Comentario replicado a mi persona.
*Fuente: para que quieres saber eso jaja saludos.

Pues sí amiga, con esta carita que tanto envidias, aclaro que porque no vas a inventar chismes a alguna otra señorita que tengan la dedicación y tiempo para brindarle la importancia debida.
Tus palabras caen en media con hueco hija, para que vas a gastar saliva en una simple parroquiana, teniendo todo un rosal que desflorar?.
Mira mamita, si deshago o no hogares como hobbie, sí me la paso malgastando pensiones alimenticias y robo el diario para los pañales por diversión, es eso... un simple pasatiempo-entretenimiento que no debes tomar tan enserio nena, la vida no es para pasarla con cara de estreñida todo el día, no hija no.
Libérate y tómate un Ciruelax!.
Luego levantas tu mano delicadamente y para ese taxi de aquí cerca, para irte directamente a  un lugar donde tus comentarios si importen, quizás y en esos lares los chanchos vuelan, muentate en uno de esos y me cuentas que tal te fue, sí linda?. Un besito.


*Con esta carita ;).

domingo, 14 de febrero de 2016

San Calentín.

Para que vamos a mentir, este es un post que tengo guardado desde comienzos de año; y que -otra vez- por "n" razones del destino recién paso a publicar.

Pero imaginemos que sucedió en estás fechas, como para colgarnos del viciado ambiente encorazonado sediento de este tipo de narraciones:

"Medio día en el trabajo, el calor es avasallante y enrumbo al almacén de muestras a recolectar un listado de estás para el viaje de un gerente comercial.
A mi lado esta la encargada del almacén, para ayudar en la tarea; aunque a mi pesar siento que es de paso lento y que de hacer sola el trabajo, ya habría acabado.

Mientras ella aún esta localizando la 2da muestra del total de 30, describiremos el lugar: con andamios a ambos lados, el cuarto es una tripa larga y calurosa, pues tiene techos metálicos expuestos directamente al radiante sol de medio día. Las bolsas acumuladas en los andamios se ven polvorientas y añejas, el pasadizo tiene unas cuantas bolsas más pendientes de almacenaje; la escalera se ubica de manera apretada al final del cuarto, que dice tener ventilación, pero que solo se siente re circulación de aire caliente.

Ingresa un joven laboratorista a la escena -una mirada coqueta parece caracterizarlo- queda algo sorprendido de verme en ese cuarto, indica que debe terminar de etiquetar y almacenar las bolsas del pasadizo y sin más empieza a hacer su trabajo.
Mi compañera -jefa directa del joven- empieza a apoyar su búsqueda en él, para terminar abandonando el almacén con excusa de pendientes urgentes.
La despido feliz ya que sin ella puedo apresurar la búsqueda.

Solicito la ayuda del joven para lograr alcanzar las zonas mas altas y noto que se sonríe al ayudarme. 
Espera un momento Mary; acaso te está coqueteando?.
-No hay porqué linda- responde al alcanzarme la bolsa que habia solicitado.
Claro que te esta coqueteando Mary, si serás lenta!.
Turbada por la situación, continuo con mi busqueda y es cuando escucho la puerta cerrarse. Por alguna extraña razón las oficinas afuera necesitan privacidad y cierran el almacén para poder obtenerla.

Mas extraña que nunca, vuelvo a solicitar ayuda de modo que pueda evaluar mejor a mi compañero: este vuelve a sonreir, pero ya no es solo su boca, sinó también sus ojos los que sonríen pícaramente, puedo ver una gota de sudor recorriendo su cuello rumbo hacia su pecho.
No está mal Mary, no está nada mal.
Sonrío para mis adentros y aterrizó que debo terminar, por lo que no vuelvo a pedir ayuda por un rato, sin descuidar a mi acompañante siguiéndolo por el rabillo del ojo.
Ya estoy por acabar, el sudor recorre dentro de mi blusa -que solía tener un color negro y ahora es plomo producto de tanta búsqueda- se me hace difícil volver a guardar todo.
De pronto, detrás mío aparece como salvador el joven risueño y poniendo una mano en mi cintura logra retirarme para poder encajar la voluptuosa bolsa con la cuál estaba luchando para poder encajar en el estante. 
Con mucha más intención empieza a guardar mas cosas, de modo que su cuerpo -de apariencia tonificada- empieza a rozar casualmente con el mío, mientras me ofrece unas fingidas disculpas, puedo hasta sentir el ritmo de su respiración.

-Señorrr, no soy de piedra, sinó me salvas ahora, no respondo de mí.-pienso intentando calmarme.

Y para mi suerte empieza a oirse un ruido al otro lado de la puerta. Ambos saltamos evidentemente asustados para ver ingresar a la lenta jefa diciendo que regresaba para terminar de ayudarme.

(Aquí mediten el significado de aguafiestas porfavor.)

Explico que ya había culminado la tarea y algo ruborizada abandono ese cuartucho caluroso en forma de tripa, para ir a sosegar mi ser encerrada en el baño.

- Maldición!, cómo es que cuando realmente no lo necesito; el de arriba si me hace caso eh, cómo?."



*Un muy feliz San Calentín-Valentín a todos!
:)



sábado, 30 de enero de 2016

Irrealidades de la vida.


Cuídate de los que saben escribir, pues tienen el poder de enamorarte sin siquiera tocarte.


*
A finales del 2014, cuando retomaba esto del mundo blogger; trataba de ponerme al corriente y revisar a cuantos sobrevivieses encontrase de la ya decaída red. Así volvía a leer a un blogger arequipeño al que siempre había admirado.

-Literalmente- Amaba lo bien que escribía para lo joven que era -3 a 4 años menor que yo- y bueno, en aquellos tiempos era solo su seguidora anónima.

Ahora su página tenía el link a su cuenta personal de Facebook, a lo que sin dudar entre a *curosear*, para terminar solicitando su amistad.

Ese fue el principio del fin.
Chan, channnnnn!


Revisaba más y más sus fotos y publicaciones, y veía bastantes luces de inmadurez y altanería que no hubiera adivinado al solo leer lo que él escribía.

"De verdad ese era él?".

En una de las últimas publicaciones promocionaba su libro... wao, tan joven y ya lo habían publicado.

Me sonreía al confirmar que no era la única en apreciar su talento, por lo que con los ánimos renovados programaba asistir a la feria local de libros, donde se realizaría la presentación oficial.

El trajín diario no me permitió asistir la fecha en la que recordaba se haría la presentación; pero si un día después.

*
Pasaba por el auditorio central de la feria, en donde se leía que estaba presentandose el.
"Vaya suerte!"

Entre y me ubique en un asiento atrás, pero la sala no estaba muy llena por lo que se podía ver a todos los concurrentes claramente. Y ahí estaba!, sentado con el cabello algo enredado muy similar a sus fotos, llevando esas gafas negras y un polo casual, luciendo bastante normal.
*Suspiren conmigo porfavor.


Empezó a hablar y bueno, fue un atropello de palabras, armaba frases como para tratar de sonar interesante, pero a mí no lograban engañarme.
Se le notaba vacío, hueco si es que quiero ser demasiado sincera.
Quizás serían sus nervios o cualquier otro justificante; pero terminó de destruir la impresión que me había formado de él.
No pude quedarme hasta el final de la presentación pues no le encontraba mucho sentido, y así me pare para continuar mi recorrido por los demás stands.
*Añada el sonido de algo rompiendose.

----


A que viene la historia Mary?

Pues a que algunas cosas son mejores en nuestra imaginación, que traidas a la realidad.
Creo que es por eso que me encanta mi anonimato y privacidad; porqué eso implica manejarse sin límites, como vivir en una irrealidad de la que no se tiene control y se puede disfrutar al máximo.

Y aunque uds. no estaban para saberlo, creo que no está de más aclararlo cómo para ir cerrando vacíos del blog.

:)

Lo demás se lo dejo a su imaginación, servidos!