martes, 31 de marzo de 2015

505.

¿Has llorado a moco tendido sobre tu almohada hasta que tienes los ojos secos y aun así buscas un recuerdo triste en tu cabeza para seguir llorando?.

Ese día es hoy a media noche.

Y podría seguir llorando como si no hubiese mañana.

Hoy comprendí que era lo que me partía el alma desde hace tanto tiempo atrás.

Y el descubrir esa verdad hace que me arda el interior. 



Había un cuento donde una niña trataba con todas sus fuerzas ser perfecta. Así era la abnegada hija a los ojos de su madre, aquella hija bonachona con la que siempre se puede contar. También era la hermana fuerte y divertida, la hermana paciente y responsable que solucionaba problemas cual bomberita. Esta niña era la hija correcta, estudiosa y destacada que un padre autoritario nunca supo valorar.

Pero esta niña nunca existió en realidad. La niña estaba hecha de historias que ella misma contaba a los demás. Así mostraba solo lo que le enseñaron que era prudente mostrar. Sus fallas y demás eran engullidos con los nudos que se le formaban en la garganta.

Llego a odiar mostrar su debilidad, no le gustaba como su madre y hermana lo hacían, no quería ser como ellas porque eso significaba desacreditar el concepto que tanto le había costado crear.

Y su vida se vivió como una mentira. Se ha hecho muy buena contando historias, pero de poco en poco debe ir soltando errores acumulados porque ya no tiene donde guardarlos.

Y cuenta uno diferente a cada nueva persona, para no derrumbar toda la imagen que tienen de ella de una sola vez. 

Entonces la gente la ronda creyendo poseer un secreto suyo, mintiéndose así mismos porque no saben nada, no saben si es una verdad u otra historia mas.

Odia las miradas de pena y lástima, la gente es muy cruel desde siempre.

Por eso ella busca desesperadamente ser libre, por eso le dolía tanto el alma. Esta cansada de mantenerse y ser como los demás creen que es. Esta cansada de crear cuentos. Esta cansada de ocultar cosas y quiere irse lejos, para no tener que lidiar con sus errores nuevos y antiguos.

Quiere huir y ser otra persona, quiere ser la persona que no debería ser.

Quiere ser la persona a la que se le escurre la vida entre sus dedos, porque se aburrió de recomponerse de cada caída, porque cada vez que resbala se vuelve a sujetar de lo que puede pero lo que esta a su lado son historias mal contadas que terminan desmoronándose con ella, por eso no a parado de caer desde hace buen tiempo.

Hoy solo quiere soltarse y hallar el abismo.

Hoy quiere ser libre y dejar de buscar el rumbo porque no tiene idea de como encontrarlo.

Hoy se ha dado cuenta de que nadie la preparó para el fracasó.

Que pensarían los suyos si supiesen toda su verdad. Se decepcionarían de ella.

Vivir decepcionada es triste, lleva 25 años haciéndolo y eso la tiene así de desesperada.

Ruega que un viento la lleve lejos de aquí, y la deje ser feliz andando sin norte, sin preocuparse por seguir creando historias y vivir tranquila con la decepción de estar mandando al diablo su vida.

Hablar de esto apaga el ardor ahí dentro y reacomoda los nudos en su garganta.

¿Y se pregunta como es que ahora logra darse cuenta?. No sabe como contestarse.

Tanto tiempo con el interior rasgado hace que necesite una ultima historia. Una donde la niña encuentra un espejo al que le puede hablar y contarle las historias, pero no solo unas cuantas o las seleccionadas, le contará todas las historias, para que el reflejo le ayude a cargar el peso y muy de vez en cuando deje de ser un reflejo y logre darle un abrazo, uno de esos que tanto ha necesitado.

Cierto, aclararemos que no se debe creer en nada de esto, porque esta es otra historia más. Otra historia hecha de mentiras.

~Fin.~


2 comentarios:

  1. Esa niña estará siempre contigo.
    Hasta tu último día.
    Habla con ella y trata de entenderla.
    Y que ella entienda en lo que te vas convirtiendo.
    Y sobre todo, trata de olvidar.
    Ya no puedes volver atrás pero si puedes intentar que los días de empapar almohadas llorando no sean muchos.

    Un abrazo para ti y otro para la niña que fuiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias don Toro, de Salvaje no tiene nada, debería pensar otro adjetivo creo yo.
      Un abrazo de vuelta que todo ya quedo atrás.

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!