lunes, 13 de julio de 2015

2x1 (II).

Aquí la oveja negra reportándose para narrar otra crónica de sus incontables aventuras junto a mi inmaculda contraparte sanguínea, mi hermana melliza.

Estaba yo peinando mi nuevo corte de cabello estilo honguito, cuando decidí hacerme una pequeña colita para estrenar mejor el look.

Ahí estaba una niña con menos de diez años frente al espejo con una media cola en el cabello lacio color negro azabache.

Entonces el reflejo me muestra que aún tengo un pequeño mechón cayendo por mi frente.

¡Santos peines Batman, ahí vamos de nuevo!.

Luego de peinarme unas 5 veces, dí por hecho que ese mechón era un rebelde sin causa y que merecía desaparecer de la faz de esta tierra así como de mi cuero cabelludo, por lo que grite:
- ¡Marita!, ¿me traes las tijeras?.

Ahí venía mi linda hermanita con unas tijeras en la mano mirándome extrañada.
- Mira Marita, yo agacho mi cabeza y tu me cortas este mechón en la frente, ¿sí?.
- ¿Cúal? ¿Este que esta aquí adelante?.
- Sí Marita, ese que no quiere entrar en la coleta.

Y zassss, adios mechoncito.

¿No es lindo que no haya hecho mas que seguir mis instrucciones sin acotar nada?.

Sí, en esos años ella me seguiría al infinito y más allá.
Surcando vientos, tormentas y mareas de una madre enardecida por aquella travesura comandada por doña oveja negra.

FIN.


14 comentarios:

  1. Doña oveja negra, jajjaja, no te andabas con tonterías eh...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si hay que cortar por lo sano se corta. Faltaría más. Y más si se tiene una eficaz y obediente colaboradora para compartir la fechoría.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que anda muy de moda esto en los cabellos no?. :)
      Un abrazo Macondo.

      Eliminar
  3. A eso le llamo, don de mando. ¡Vientos!

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo hermanas... lo que sí tengo es un hermano y no me ayudaba a cortar mis mechones solo me hacía jugar a los carritos.

    ¡Saludos!
    Susy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también jugaba a los carritos con mis primos, lindos recuerdos la verdad.
      Beso mi Su!

      Eliminar
  5. a mi nunca me quisieron tatuar! y eso que insisti jaja, hermanos malos los mios :v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡cruelessss y desalmados! XD.
      Beso Panchis!

      Eliminar
  6. Yo tb soy la oveja negra de mi familia. Pero no tengo hermanas. Eso sí, mi hermano era bueno, e igualmente, siempre se dejaba liar por mí.
    Angelico!
    jajaajajajaajajaj


    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿de verdad se llama Angélico?, jajaja, no pues lo suyo sí es redundancia :).
      Besote Lou!

      Eliminar
    2. Bueno, se llama Miguel Ángel, que casi casi viene a ser lo mismo... jajaajajajajajaajajajaj :)

      Eliminar
    3. Nop, no es lo mismo, no no no.
      jajaja!
      :D

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!