jueves, 25 de junio de 2015

15.

- Será que este fin y el siguiente se agendaron -raras- invitaciones a cumpleaños familiares. (Entiéndase aquí que los únicos que celebran cumpleaños en mi familia, además de mis padres, son los nietos y bisnietos menores. Fiestas a las que ni de chiste me invitan porqué soy un peligro diezmando la mesa de dulces y pues tampoco tengo hijos que puedan hacerlo por mí. ¡Vida cruel!)

- Será que ya se acerca el cumpleaños de mi Caballero y ya veo que me tienen en la mira para organizarlo.

- o será la entrada anticumpleaños que cabo de leer.

- será el sereno, pero será!.

Así recorde una época traúmatica (música de Psicosis porfavor): Mi fiesta de 15 años -lo que tiene gran símil con los sweet 16 de otros lares-.

Ya, yo para ese cumpleaños no quería fiesta ni gastadera, a diferencia de mis padres que insistían en que sí, yo quería una cámara filmadora y mi hermana me seguía la corriente.

Creyéndome vencedora, fuimos a adquirir la radiante cámara nueva con la que planeaba dirigir muchos cortometrajes de terror, osea Hitchcoock te fregaste, ¡agarrate que allá voy!.

¡Pero todo fue una gran treta de mis padres!:
- Y para estrenar la filmadora nueva, ¿qué tal si hacemos una pequeña reunión por su cumpleaños?

¡Ajá!, lo tenían todo bien planeado. Macabros.

Prometían que la fiesta iba a ser una "pequeña reunión" en casa, algo sencillo para nada elaborado.

Y ahí iban Marita y Mary decorando todo en su día de cumpleaños. ¿Y ahora quién podrá defendernos?.

Después de "arreglarnos" para el pequeño ágape, salimos a saludar a todos y vaya sorpresa: ¡estaban hasta mis antiguas profesoras de escuela primaria!, esas que una ya cree calacas rostizadas, sí esas.

¡Oígame no!, ¡no hay derecho!.

Aquí también aclaro que en mi secundaria pertenecí a un colegio católico, alumna de una madre directora y un única monja como profesora de historia.
(¿Qué no es ley que las monjas enseñen siempre cursos de religión?, ¿raro no?).

La sala tenía a mi grupo de amigas pero ningún joven varón, pues pasa que además de católico era colegio para señoritas por lo que solo mis primos brillaban como estrellas en noche de apagón. (Canten con Yuri!).
Mis amigos eran de barrio, pero mi barrio estaba lleno de pirañitas -jóvenes malcriados y majaderos- entonces obviamente no iban a asomarse por aquella "reunioncita", y mis padres tampoco los iban a dejar entrar. (¡Yo les guardo torta amigos!).

La noche paso sin mayor novedad -o algún otro trauma que sobrepase a aguantar la fiesta en sí- que sea de mi recuerdo.
No, no me embriague a pesar que motivos no me faltaban. No, no fue ni de cerca una de las más "maravillosas noches de mi vida" o como toda la gente a mi alrededor creía que sería.
Conocí -de verdad- a solo un 30% de los asistentes y a los demás solos los abrazaba para recibir sus regalos, que terminaron siendo joyeros pequeñisimos, anillos tamaño pulsera o libros para poner fotografías de la macabra fecha.
Lo único que agradezco es que no me obligarán a usar vestido ni cosas floreadas -pero si tuve que bailar el vals-, ¡no se me hacía una pues!.

Si pudiera volver el tiempo atrás, invetiría ese tiempo y ese dinero en mi frustada carrera cinematográfica, la hubiera hecho hasta de asistonta de la tia Llosa, sirve-café de Burton o pisapapeles de Spielberg.

Por último, no me hubiese comprado la cámara y la invertía en pagarme un psicólogo que curará las secuelas que quedaron impresas en mi retina luego de ver por única vez el video de esa fecha.

¡Vida cruel!. FIN.

18 comentarios:

  1. A mí no me invitaron tus padres.
    Todavía no he digerido el disgusto.
    Y además no me guardaste torta.
    Por todo eso caí en las garras de varios psiquiatras depravados que me condujeron al lastimoso estado en que me hallo...

    Besos enloquecidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verá que en eso de los asistentes yo no tengo nada que ver, pero haré llegar inmediatamente su queja.
      En cuanto a la torta, tengo un pedacito rancio que ya está partiendo con destino Europeo. Yo creo que comiéndoselo se mejora al ratito, ¿o no?.

      Beso mi Salvaje Toro.

      Eliminar
  2. ¿Vas a dejarnos con las ganas de ver ese vídeo? Seguro que se le puede hacer una adaptación para ponerlo por aquí. Tus seguidores lo esperan. No los defraudes.
    Saludos, Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja.
      No podría procesarlo, perdónenme pero defraudar a la gente es una de mis cualidades por lo que debo seguir fiel a mi persona. :)

      Un beso Macondo!.

      Eliminar
  3. Frase que se robó el post: "Canten con Yuri!"
    En fin... esto de los 15 es un asunto candente... De mis sobrinas, las dos más grandes quisieron fiesta. Y la más chica, dijo que ella prefería una laptop y celulares y cosas así.
    A mi se me hace medio feo, siempre lo he visto como la idea de que la muchacha en cuestión ya está "en el mercado" o "disponible"...
    Pero, claro... como Macondo, quiero ver el video de la fiesta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :( No recuerdo a quién robe. (Mala Mary, ¡muy mala!).

      Y en cuanto a esto de las fiestas, yo también lo entendía así, como que los padres la ponían a la venta, como para deshacerse de un bulto. No es justo.

      No creo que pueda subir el video original, pero puedo hacer una versión remasterizada bien genial (con lo que detesto imaginar cosas xD).
      Pronto mi buen Alex, muy prontito! mujajajaja.

      Eliminar
  4. No fue tan malo si te hace sonreír.


    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, creo que tenemos diferentes conceptos de las sonrisa mi Malque xD-

      Beso!

      Eliminar
  5. Y uno dos tres !! Con el apagón que cosas suceden lalala
    Caray y yo desde ahora ando organizando los 15 de la oruga xD
    yo tmb soy de los que asaltan las mesas de dulces jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Fue a ud. al que le robé?, perdón!, no lo vuelvo a hacer :).

      Jajaja, opino que es mejor preguntarle primero, pero ya vio que también sirve obligar a las hijas xD.

      Dulces de colores a mí! :)

      Abrazote mi Panchis.

      Eliminar
  6. jaajajja pobresilla!!! Mis 15 fueron normales, fiesta, vestido blanco, vals y compañeros del cole que me hablaron por primera vez esa misma noche! jajaja ... al menos no te hicieron ponerte un vestido! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síi, es por eso que mi trauma no es tan grave -creo- xD.

      Beso!.

      Eliminar
  7. Jajaja, los padres y sus inesperadas sorpresas, pero bueno, todos pasamos por cosas similares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el triste ritual de crecer creo yo.

      Gracias por volver a pasar Boris! :)

      Eliminar
  8. Y yo que no celebré mis cumples después de los 10... Cachis! Me perdí el fiestón de los 15!!!
    Por otra parte, menos mal, así no tengo un trauma de aquella historia. jejejejeej

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sufrió haciendo papelones, ¡sea feliz! :D

      Besote mi Lourdes.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Jajajaja!, toda una paria pues xD.

      Un saludote Elmo!

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!