domingo, 3 de mayo de 2015

Mary's Kitchen by Mom.

Me levanto y bajo a la cocina a desayunar, porque el desayuno es el alimento mas importante del día y blah, blah, y mas blah a la enésima potencia. Ya hija, desayunas nomás, desayuna.

Estoy partiendo el pan para hacerme un emparedado de las sobras del refrigerador - y entre pedazos de animales muertos, productos embolsados - encuentro un embutido y queso. No se ve mal.

Mamá quiere mantequilla pero solo hay Nutella. 

Arma un par de panes con Nutella luego de escarbar lo ultimo que había en el frasco -casi puedo ver partículas de sílice sobre las rodajas de pan pero no digo nada-.

Mete los panes al microondas para calentarlos y toma rumbo a la tienda por su mantequilla.

- Mary cuando suene el microondas, lo apagas porfavor.
- Ok mamá. - y procedo a embutirme mi pan con gran deleite. Mis jugos gástrico empiezan a agradecerme por su vital alimento y se están uniendo todas las bacterias que hacen que todo funcione ahí adentro, cuando mi nariz siente que algo puede estar quemandose. 

Tengo hambre (pues ayer no cené mas que un jugo) entonces sigo comiendo tranquila.

No pasa nada y asiento mientras tomo un sorbo del vaso.

Minutos depues el olor es bastante perceptible por lo que me convierto en can (y muevo el rabito, jaja, ok eso no) y empiezo a seguir el olor por la cocina. Viene del microondas que tiene contando casi siete minutos. Lo apago inmediatamente y pienso sí hoy a Mamá se le apetecía un trozo de carbón acompañado con leche.

Retiro el plato y para mi sorpresa no está quemado solo dorado, bastante dorado y seco.
Lo observo, me encojo los hombros:
- ¡Probaremos!.- Están crujientes y calientes, pero no saben mal. Es algo parecido a una tostada con cobertura de chocolate encima.

¡Mamá nos vamos a hacer millonarias!. Con tanta gente adicta a la chocolatina y a los panes, ya lo hemos logrado. Me vuelvo a sentar y pienso en el color del coche del año que podemos estar comprándonos. Vamos a nadar en millones, gracias Mamá, siempre supe que mis dones culinarios provienen de tu lado de la familia. ;)


No se pierda nuestro próximo capítulo donde le enseñaremos como probar las cosas calientes sin matar sus papilas gustativas en el intento. No olvide que aquí amamos a los radicales libres,¡hell yeah!.

P.D.: *Compre su cuadernito de apuntes pues, uno con florecitas en la portada, ¿si?.

8 comentarios:

  1. Eso de cenar sólo un jugo no está bien.
    Estás castigada toda la semana sin salir.
    Y punto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajaja jajajajaja jajajajaja!.

      Pues, ya me di varias vueltas a la calle xD.

      Eliminar
    2. Uyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy.....

      Tu ves provocando que te veo de rodillas cara a la pared toda la mañana.

      Eliminar
    3. ¡Jajajajajaja!.
      Entonces si me la pase todos estos días casi viviendo en la calle, ¿Qué me tocaría?.

      Eliminar
  2. Mis papilas gustativas mueren cada mañana en la cafetería donde desayuno. La camarera que me atiende calienta la leche en las calderas del infierno o algo, sí.
    :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ud. también comprende mi dolor?, me alegro el día! :D
      Beso mi Lourdes!.

      Eliminar
  3. No es que sea criticon..pero pan en el microondas....bueno...con que se estrenen ese carro nuevo XD.
    pero en serio, pan en el microondas? o,o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ok Panchis-no-criticón :P ¿cómo calienta ud. su pan?.
      Yo no lo caliento, me lo como cómo venga, pero mi madre esta acostumbrada a comer todo caliente y así, jeje.

      Eliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!