sábado, 9 de abril de 2016

La Santa.

Llevo tanto tiempo descuidado este espacio, que ya hasta telarañas.

*Canta: Spiderman, spiderman y luego silba.*

Y como todos los que descuidan su blog y tienen una excusa para disculpar su ausencia, yo anduve hundida en  el trabajo, con mi jefa de vacaciones tenía responsabilidades de más; pero ya regreso a seguir j*diendo y a volver a sobrecargarse de tareas -como siempre-; dejándome siempre la parte fácil. :)

****

Ok, no soy perfecta, y no es un tema que acabo de descubrir, pero si hay nuevos comportamientos en los que acabo de caer en cuenta y eso apesta.
Curioso como esas frases aburridas de "uno nunca terminan de conocerse" pueden llegar a tomar bastante sentido en ciertas ocasiones; más del que alguna vez pude quizás imaginar.

Así que para uds. a continuación una autobiografía laboral como para que entremos en confianza -y se den cuenta la clase de gente que anda suelta por estos raros caminos de la vida-.

* Holi!

Mary es una tierna joven de piel canela, que a diario viste zapatos de seguridad, algún jean casual combinado con una que otra camisa y un saco rojo (única prenda del uniforme que usa a diario, porque los pantalones y polos brindados son estilo señora, y una podrá ser muy madura pero tampoco tampoco).

Siempre tiende a llegar 5 minutos antes de las 7:40 A.M.; exceptuando los días que está de un humor de perros -pues aguantar a una jefa mujer es cosa seria-, por lo que marca tarde y le da igual. (Mentira, se la pasa rezando para que no le llegue memo por la tardanza o pero aún se le descuente la hora; pero esto hasta ahora no ha sucedido por lo que podemos dormir tranquilos.)

Llega y prende la pequeña radio -sintoniza una emisora rockera por supuesto- aún sí la jefa muere por oír boleritos de la hora del lonchecito. "La radio es mía así que te aguantas tía"-se dice para sí-.

Entonces ya esta revisando los correos diarios, cuando escucha su nombre para la sermoneada matutina correspondiente. "Mary, porque esto?, porqué aquello?, porqué, porqué y porqué."
Vive aburrida de que todas las mañana se sonsaquen cosas hasta por demás. HARTA, CANSADA DE ESO; pero es una damita después de todo y se aguanta las cosas, porque las veces que soltó la lengua y dijo las crudas verdades, se ganó estres de más expresado en innumerables insomnios y como 5 kg menos. No, una damita no puede ir ojerosa y huesuda a su trabajo, nonono.

Terminado el sermón, sigue la rutina de revisar pendientes y encaminar nuevas tareas, hasta que se le vuelven a increpar mas cosas, y aparece una facción que acaba de re-descubrir: la terquedad.
Nunca había notado lo testaruda que puede llegar a ser, pero si hablamos en su defensa, su jefa ama tener la razón, y uno no siempre la tiene; a menos de que sea un Dios -y la doña no está muy lejos de autoproclamarse Santa- pero no demos vuelta: uno no puede ganarlo todo y es ahí donde nota esa nueva realidad.

Mary se auto-cuestiona de su actuar, de lo mal que es cerrar su posición, entonces cede e inmediatamente en el rostro de su jefa se dibuja una sonrisa maliciosa.
"Oh!, como aborrece esa sonrisa." Un gesto innegable de un vencedor que intenta restregarlo en la pelada cara del abatido.

-Malherida- Se retira a su rincón, y el monstruo de la autosuficiencia aparece a tomar posesión.
Se encierra en su mundillo y cree que manejándolo todo sola podrá estar mas tranquila. Pobre ingenua. Inocente como es, desconoce que doña jefa tiene una red desarrollada de contactos que están prestos a informar de sus movimientos; entonces vuelven de nuevo al juego de "porque?, porque y porqué!".

El día ya está por acabar, y lográ encontrar consuelo en gente contemporánea quién afirma que conocen como es aquella doña santa jefa, y que comprenden su situación. Algo aliviada termina el día cruzando los dedos para que mañana la bipolaridad de su superior se haga presente, de modo que deje salir ese lado santo que ocasionalmente aparece. Total y la señora es una católica convicta y confesa, orgullosa de proclamar su religión a diestra y siniestra; pues cada quién es libre de vivir según los valores que crea le convengan.

Sin más cierro esta breve descripción laboral, de una humilde servidora enrumbada en caminos agnósticos y/o ateos; "pues me niego a aceptar que las personas mas cercanas a una religión no sean capaces de reflejar principios impartidos por estas; a pesar de que se las repitan y repitan cada domingo a medio día."



*Aquí se hizo catarsis, pero de la buena!. (y se desinfla con un suspiro.)

5 comentarios:

  1. Hola Sra. Mary.

    No me creo ninguna de sus excusas.
    Es más... estoy convencido de que su jefa acabará siendo canonizada por el martirio cotidiano de aguantarla a usted.
    Dicho esto, también le digo que me hace reír.
    Y por eso vengo.

    A sus pies (espero que limpios...)

    ResponderEliminar
  2. El post de Barnechea fue eliminado por el peligro de convertir mi blog en una suerte de franja electoral U_U

    Así son algunos jefes/as, alguna me ha tocado. Pero no, no te vayas por los caminos del agnosticismo, siempre podrá uno inventarse su propia religión y ser el profeta :D

    Ok no.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Le ayuda a quitar las telarañas... *va por un trapo y una escoba
    mira que acabo de escribir un post sobre jefes jajaja
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Uf... Jefes y jefas, todos son una plaga terrible.
    Al menos ya hiciste catarsis.. Un abrazo

    ResponderEliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!