domingo, 17 de abril de 2016

Furor cantinero.


Pues ahí nos tienen estrenando el nuevo uniforme; y que si el anterior se lucía en el cuerpo cual carpa de circo sobrando por todos lados; este viene con gusto añejo, como para recordarle a una los pocos años de juventud que le quedan.
(Aquí suspiran).

Por eso entre el pantalón color gris viejo y el polo de hilo estilo jubilado, lo único que decidí usar confortablemente es el blaizer color vino que cual pulga sedienta, pica cada parte de tengas descubierta y en contacto con este:

- Arriba las cafarenas, polos y camisas manga larga!
- !Arriba!

Y para el día de estreno de esta prenda, tenía programada tambien una salida de compras al centro de la ciudad, como para romper con la rutina.


*****
Caminaba por el frente de una iglesia, sin caer en cuenta que una pareja de borrachos se acercaban en sentido contrario.
Al lograr cruzarnos se oyo en plena calle:
- Pero mira huev*n, mira que señorita para mas linda, en definitiva me caso con ud. señorita!- le decía el borracho mas alto a su compañero.

Sin prestarles mayor atención continue mi camino presurosa a terminar con mis cosas, cuando a mis espaldas escuchaba como la pareja de ebrios me despedia con ruidosos besos volados.

- Aún no pierdes el toque Mary ;)

Apresuré el paso y termine con mi mandado bastante rápido, ya estaba en camino a tomar mi autobus de vuelta a casa; cuando unas pequeñas baratijas en el piso capataron mi atención:

- A cuanto este objeto?- consulté sin observar a mi interlocutor.
- 5 soles amiga.
- Nada menos?- replicaba mi espíritu "ahorrador" mientras terminaba de apreciar el objeto en el piso.
- A 4 soles más un beso, linda. Mas barato nada!

Y extrañada noto el estado del vendedor, que quizás no tan alcoholizado como el anterior caso, sí se podrían apreciar ojos coloreados en tono rojizo y un recien perceptible aliento macerado.


*****
Caminaba interrogandome sobre la acogida que mi nuevo saco tenía sobre la gente en resaca o pasada de tragos.

- !Hoy estás que ardes Mary!- quién diría que con este uniforme sería el furor de borrachos callejeros.

Entonces, fiel a mi ser, barajeaba el
momento adecuado para ir a arrazar cantinas.

Oh sii, agarrense borrachines!


6 comentarios:

  1. Los niños y los borrachos dicen la verdad.

    Los locos también.

    ResponderEliminar
  2. jajjaja te gustan los piropos...
    y qué pasó después? :v

    ResponderEliminar
  3. pero que bien se siente ajajja yo cuando me he emborrachado siempre he querido asi lanzar un piropote asi todo tierno, peor me da pena jajajjaa, asi que ale, que valientes tus borrachines o que despanpanantes de abrás visto o ver.

    beshos

    ResponderEliminar
  4. Jamía, al menos te piropean por la calle. A mí, ni los borrachos ni los sobrios. Pero vamos, que me da igual.
    jajajajajjajajaajj

    ResponderEliminar
  5. nuevo uniforme?? no hace mucho me han dado mi uniforme de verano! mi chaqueta hecha con tela de araña virgen!! lastima que me lo entregan cuando comienza el otoño! seguro que el uniforme de invierno me lo entregaran en primavera!

    ResponderEliminar
  6. Yo soy muy malo para decir piropos borrachos (me han dicho que soy muy sucio), así que digamos que te fue bien, no estuvieron tan feos.
    Y que será lo que tiene el nuevo uniforme, que despierta tantas malas pasiones?

    ResponderEliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!