domingo, 14 de febrero de 2016

San Calentín.

Para que vamos a mentir, este es un post que tengo guardado desde comienzos de año; y que -otra vez- por "n" razones del destino recién paso a publicar.

Pero imaginemos que sucedió en estás fechas, como para colgarnos del viciado ambiente encorazonado sediento de este tipo de narraciones:

"Medio día en el trabajo, el calor es avasallante y enrumbo al almacén de muestras a recolectar un listado de estás para el viaje de un gerente comercial.
A mi lado esta la encargada del almacén, para ayudar en la tarea; aunque a mi pesar siento que es de paso lento y que de hacer sola el trabajo, ya habría acabado.

Mientras ella aún esta localizando la 2da muestra del total de 30, describiremos el lugar: con andamios a ambos lados, el cuarto es una tripa larga y calurosa, pues tiene techos metálicos expuestos directamente al radiante sol de medio día. Las bolsas acumuladas en los andamios se ven polvorientas y añejas, el pasadizo tiene unas cuantas bolsas más pendientes de almacenaje; la escalera se ubica de manera apretada al final del cuarto, que dice tener ventilación, pero que solo se siente re circulación de aire caliente.

Ingresa un joven laboratorista a la escena -una mirada coqueta parece caracterizarlo- queda algo sorprendido de verme en ese cuarto, indica que debe terminar de etiquetar y almacenar las bolsas del pasadizo y sin más empieza a hacer su trabajo.
Mi compañera -jefa directa del joven- empieza a apoyar su búsqueda en él, para terminar abandonando el almacén con excusa de pendientes urgentes.
La despido feliz ya que sin ella puedo apresurar la búsqueda.

Solicito la ayuda del joven para lograr alcanzar las zonas mas altas y noto que se sonríe al ayudarme. 
Espera un momento Mary; acaso te está coqueteando?.
-No hay porqué linda- responde al alcanzarme la bolsa que habia solicitado.
Claro que te esta coqueteando Mary, si serás lenta!.
Turbada por la situación, continuo con mi busqueda y es cuando escucho la puerta cerrarse. Por alguna extraña razón las oficinas afuera necesitan privacidad y cierran el almacén para poder obtenerla.

Mas extraña que nunca, vuelvo a solicitar ayuda de modo que pueda evaluar mejor a mi compañero: este vuelve a sonreir, pero ya no es solo su boca, sinó también sus ojos los que sonríen pícaramente, puedo ver una gota de sudor recorriendo su cuello rumbo hacia su pecho.
No está mal Mary, no está nada mal.
Sonrío para mis adentros y aterrizó que debo terminar, por lo que no vuelvo a pedir ayuda por un rato, sin descuidar a mi acompañante siguiéndolo por el rabillo del ojo.
Ya estoy por acabar, el sudor recorre dentro de mi blusa -que solía tener un color negro y ahora es plomo producto de tanta búsqueda- se me hace difícil volver a guardar todo.
De pronto, detrás mío aparece como salvador el joven risueño y poniendo una mano en mi cintura logra retirarme para poder encajar la voluptuosa bolsa con la cuál estaba luchando para poder encajar en el estante. 
Con mucha más intención empieza a guardar mas cosas, de modo que su cuerpo -de apariencia tonificada- empieza a rozar casualmente con el mío, mientras me ofrece unas fingidas disculpas, puedo hasta sentir el ritmo de su respiración.

-Señorrr, no soy de piedra, sinó me salvas ahora, no respondo de mí.-pienso intentando calmarme.

Y para mi suerte empieza a oirse un ruido al otro lado de la puerta. Ambos saltamos evidentemente asustados para ver ingresar a la lenta jefa diciendo que regresaba para terminar de ayudarme.

(Aquí mediten el significado de aguafiestas porfavor.)

Explico que ya había culminado la tarea y algo ruborizada abandono ese cuartucho caluroso en forma de tripa, para ir a sosegar mi ser encerrada en el baño.

- Maldición!, cómo es que cuando realmente no lo necesito; el de arriba si me hace caso eh, cómo?."



*Un muy feliz San Calentín-Valentín a todos!
:)



3 comentarios:

  1. Pues Mary... hay que aprovechar las oportunidades que hay de pasar cerca del lugar de trabajo del joven, saludarlo cuando te cruces con él en el pasillo, encontrartelo "por casualidad" al momento de salir del trabajo, etc...
    Esperamos noticias

    ResponderEliminar
  2. Que digo yo, que si Mahoma no va a la montaña, la montaña puede darse un paseíto hacia Mahoma, ¿que no? :)
    jajajjajajajaj

    Besoss!!!!

    ResponderEliminar
  3. Aaaaandale pues estaré al pendiente de nuevas noticias

    Susy

    ResponderEliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!