sábado, 21 de noviembre de 2015

Descorazonados anónimos.

Levantarse por la mañana media hora antes de que suene el despertador es ya parte de tu rutina diaria.

Y al entrar a la ducha siempre tienes alguna canción en la mente para tararear, o al menos muy continuamente.

Inexplicablemente las canciones siempre nos llevab a Él y a esos-quizás mas nuestros que suyos- recuerdos juntos.

Metes la cabeza bajo el agua para intentar callar las voces de allí dentro, pero es dificil saben, porque tu cerebro es tan lerdo y vacio al despertar que esas voces tienden a hacer eco en cada rincón craneal.

Bien dicen que las canciones adquieren un nuevo significado luego de que se ah amado a alguien, o no?, o quizas es solo ese corazón tuyo engañandose para poder ser aceptado en el club de descorazonados anónimos.

Sí, tal vez esa sea la respuesta mas probable.

Entonces mientras sigues recreando fragmentos de tus trágicos amoríos, aprovechas para hacer bastante espuma con el jabón de baño de modo que similes una momia burbujeante, una momia efervescente diluyendose bajo la lluvia de agua caliente.

"Maldita sea, deja de perder el tiempo en tonterías" -te dices- pues aún siquiera has decidido que ropa usarás en el día.

Solo llevas el brasier, un pantalón y los zapatos puestos cuando silbas terriblemente la tonada repetida de la ducha, en tu cabeza una toalla sostiene tu pelo mojado y en tu mano derecha una plancha trata de alisar esa blusa celeste -casual- que se resiste a borrar sus arrugas.

"Hasta las arrugas tienen mas determinación que tu pseudo-amor por mí, que joda."

Es una tontería esto de pensar que esa canción puede reflejar parte de su historia juntos, no recuerdo nunca haber bebido de una copa rota, o tal vez sí?.

Tal vez fue él quien lo hizo, muerto de tristeza al no tenernos ya a su lado.

Sí, disfrutemos pensando que aún nos extraña.

Sujeta en el barandal, turbada por el mar de gente a tu lado, te cuestionas si es justo que cuando necesitas la cercanía de un cuerpo en especial, el destino te ponga al lado de sujetos empapados en perfumes baratos y restos de toalla mal oliente. 

Y el consuelo no se hace esperar, cuando al bajar de tu simulación de envase de sardinas, el cobrador de aquel bus solo te cobre la mitad del pasaje diario.

Gracias amigo y bienvenido al club también -porqué yo no soy lo que tu necesitas.-




5 comentarios:

  1. Esa es una tristeza que se lleva muy bien...
    Es tristeza de suspirar, soñar y esperar.

    Besos a mitad de precio.

    ResponderEliminar
  2. Yo tmbw taradeo canciones felizmente lastimosas :( pero es la contumbre

    ResponderEliminar
  3. Con el tema de las canciones, yo es que pienso que somos poco menos que masoquistas perdíos...

    ResponderEliminar
  4. Ay que me ha pasado un monton de veces! es como ... decir #shit estupida! ya reacciona!

    ResponderEliminar
  5. Yo de repente tarareo cada canción que incluso yo me sorprendo...

    ResponderEliminar

Y tú porqué no comentaste?, te leo y me doy una pasadita por tu rincón ;)!